top of page
  • Foto del escritorLuis Valentin

Hablando

Actualizado: 1 abr 2023



En un día de inocencia
capítulo de mi niñez
entre la presencia del cabello blanco de mi abuelo
y la tierra fértil de mi conuquito
escuche como cachorrito de campo
la melodía de mi primera cosecha

Probé con tanta emoción la maravilla
de lo que el tiempo, la tierra y el agua
le hizo a una semilla seca de quimbombó
y aunque no entendía la ciencia de tan humilde proceso
en mi despertó una luz de descubrimiento... de crecimiento personal


Como ondas en el rio
mi curiosidad creció en anillos de ilusión
mientras el jugo de la fruta corría en mi joven paladar
abrazado por la sonrisa de mi abuelo diciéndome con su mirada
“ya el Sol de la cosecha te acaparó”

Canciones de la tierra endulzadas por un son contagioso
son contrastes alegres en mi amor a todo lo que se le llama campesino
la reinita, y el zorzal
los campos y sus jaraguales
el caillo y el cundeamor
el cucubano y la hoja de plátano
pincelando el lienzo de mi orgullo y amor

Mi abuelo alto, blanco español,
y mi padre indio y muy taíno
mezcla de sangre soy
mis átomos girando entre dos terruños
uno aquí, y el otro solo existiendo en la impulsos de mi vívida imaginación

Con el viento en mi cabello, en la falda de mi padre
vi las golondrinas en Manatí
en una cueva cerquita del mar
embalsamado con su agilidad en vuelo
marcado en mis memorias las curiosas curvas de sus alas
y la libertad de seguir el viento en lo inmenso del cielo

Sueños de lejanos olivos en la serranía
ondulan tan cerca como el canto de un coqui
tan real como el prefacio de mi cuento
solo suspendido en dulce espera
mi pasajero silencio visual

Entre bulerías y seis chorreaos
domplines y tortillas
mi Borinquén, y la tierra de los olivos
viven en una sostenida frecuencia de fusión
Jíbaro San Miguel soy

El envero de mi pasión es evidente
ya no puedo controlar esa energía cinética
mi proceso
mi lipogénesis

Ya mis sentimientos y realizaciones
gravitan hacia mis espuertas
por mi lente orgánico
las letras regresar al papel

El arte de la vida es abrir la limitación
apreciar el canto de un pitírre
y las sombras en la corteza de un viejo olivar
Mi corazón no se encuentra dentro de mi
sino transcendente como átomos

en todo lo que toco
en todo lo que quiero
en todo lo que respeto
en todo lo que me siento parte de

Golondrina en un olivo soy
89 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Longing

bottom of page