top of page
  • Foto del escritorLuis Valentin

Un jibarito en Jaén

Actualizado: 1 abr 2023

Primera foto por Luis Valentín. Fotos en blanco y negro por Jack Delano


Yo no estoy seguro si mi primera obsesión fue una hermosa niña llamada Socorro o el impacto que Tony Croatto tuvo en mí con su música y amor a Puerto Rico. A Socorro nunca le interesé y nadie la vio tan preciosa como yo hasta que un día ella brotó cómo la hermosa flor de Alelí enamorando a todos y así tristemente terminaron mis esperanzas de matrimonio. Obviamente este relato no será del apasionado romance que nunca sucedió entre Socorro y yo, sino sobre Tony Croatto, su vida en Puerto Rico y como su música despertó algo que aún vive en mí.


A mi temprana edad en Puerto Rico, yo vivía en una humilde casita con mi mamá, mi hermana y hermano en el sector de Aguirre en Salinas. Ahi fue donde mi amor a la vida sencilla y humilde comenzó. Esa humilde casita fue la cuna, el comienzo a entender el verdadero significado de la letra en las canciones que Tony Croatto le cantaba a Puerto Rico. Homenajes a los jibaritos (campesinos) y sus humildes vidas en el campo. Mi abuelo, con descendencia de Asturias, España me enseño a cultivar mi primera huerta en la cual logre producir tomates, pimientos, quimbombos y habichuelas.


Aún me acuerdo que no solo me enseño de la humildad y vida del campo, sino también del resto del mundo que nos rodea. Mi abuelo Juan me regaló un globo del mundo, así también sembrando en mí la pasión de viajar y conocer otras culturas.


La música de Tony fue la banda sonora de mi vida. Me enamoré de la sencilla vida del agricultor, las casitas de madera en el campo y las vacas en la falda de las montañas. Es muy curioso que mientras la mayoría de los niños de mi edad escuchaban salsa, disco y merengue, yo escuchaba la música de Tony Croatto.


Su música como cohete imaginario me llevaba al pasado, donde veía a los agricultores trabajando en sus conuquitos y jaraguales (Cortijos) viviendo una vida tan simple y bonita. Esta música fue la terapia que me ayudo a superar el abandonó de un padre y los muchos obstáculos que vivi en mi niñez. ¡Gracias Tony!


Tony Croatto nacío en Italia y vivió en varios países como músico incluyendo a España. Eventualmente Tony se enamoró de Puerto Rico y le dedicó el resto de su vida cantándole a la Isla del Encanto. Yo me identifico mucho con él , y como él yo me enamoré de otro país, España, especialmente linda Andalucía. Yo no poseo ni una migaja del talento de Tony, pero sí tengo este amor y pasión que deseo dedicarle a España por medio de mi proyecto Cuentos Barreño.


No quiero compararme con Tony, pero siempre lo admire. ¿Cómo es posible que una persona que no es de Puerto Rico, haya amado tanto a mi islita? siempre me pregunté. ¡Pues fue muy posible! Ese amor de hijo adoptivo puertorriqueño resultó en un homenaje a Puerto Rico con su música y su amor. Eso era un concepto que no entendía como niño, pero aún sin entenderlo mi admiración creció por esta persona y sus contribuciones a la música jibara (campesina) de Puerto Rico.


¿Cómo es la vida mi gente? Nunca imaginé que yo sería una versión de Tony en Andalucía. Y es por eso que con mi talento limitado quiero contribuir y honorar la vida campesina aquí en España. Así fue que nacio este proyecto y me entregaré totalmente a crear un homenaje a los jibaritos Andaluces como lo hizo Tony en mi terruñito de la isla, Boriquén. (palabra indigena para Puerto Rico).

90 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page